.


jueves, 13 de mayo de 2010

Te quiero así, siendo tan ajena a vos, a tu vida. Te quiero por más negación, por más dolor que me causes. Así como te fuiste de mi vida, volviste a entrar. De nuevo domiás mis sueños, mis pensamientos, me llenás de alegría cuando te veo, y de tristeza cuando no. Si te vás me quebrás, así que por favor, no te vayas, no dejes de ser un compañero, que se deja ver, y me habla de vez en cuando. Por más de que no me baste tener esta clase de relación tan rara, prefiero tenerte así: tan cargoso, tan poco serio.
Tengo que admitir que me duele verme como algo muy poco tuyo, pero ¿qué puedo hacer?, soy una fracasada, una incapáz. Yo, siendo tan poco, vos sos capáz de hablarme, de regalarme tus pocas palabras, por más incoherentes y patéticas que sean
Yo te quiero, tan distante y opuesto a mí. Porque sos la persona que siemore ronda en mi mente,  sos quien llama mi atención y nunca deja de hacerlo. Sí, me herís a veces, y nunca sos conciente de el daño que me dejás en mi alma, pero te quiero, seguís en mi mente siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cansada de remar donde no hay agua.