.


martes, 18 de enero de 2011

Avanzar y caminar, porque no queda otra más que hacer eso. Dejar el miedo y no aferrarse a él. No sirve necesitar tanto, ni depender tampoco. No sirve buscarle solución a aquello que sólo se soluciona dejándolo en su lugar. Sólo seguir, porque no pienso que quede otra opción. Sonreír quizás, aunque el alma siga herida y las marcas sean un eterno recuerdo. 
No, no soy feliz ni estoy desesperada por ello. No, no quiero compasión y no espero a que me traigan medio kilo de helado para sentirme mejor. Sólo quiero entenderme a mí misma. Quiero estar bien con mis viejos. Quiero arreglar todo. Quiero dejar de tenerle tanto miedo al futuro y que la cabeza deje de gritarme nombres. Quiero un poco más de inspiración. Quiero el orgullo fuera de mi ser. Quiero un poco más de estabilidad y quizás un poquito menos de sensibilidad. 
Me siento demasiado aturdida y por momentos sólo deseo dejar mi casa. Por momentos prefiero gritar alocadamente. Quiero decir bien que siento pero la vergüenza me supera por momentos. 



4 comentarios:

  1. "No, no soy feliz ni estoy desesperada por ello."
    Me re gustooo ! ; muy lindo tu blog te sigo :D

    ResponderEliminar
  2. cheeee, no te jode si te plageo el último párrafo? mirá que voy a poner que lo escribiste vos, ehh. te juro, me lees el pensamiento, no veo las horas de poder habalr con vos así nos entendemos.

    ResponderEliminar

Cansada de remar donde no hay agua.